Los años dorados en Santa Mónica

santa-monica-usa1.jpg                       …Una vez acabé la ceremonia del armado del árbol navideño, cada año más lujoso gracias al meticuloso trabajo de hormiga que me tomo en renovarlo por piezas, me lancé en la búsqueda de una playa de moda… tal vez con un poco de envidia por no haber seguido a la manada que abandonó la ciudad en busca de las costas.

     Y tomé mi venganza con un balneario al que hoy no visitaría por atestadísimo de gente; el de Santa Mónica, que me recuerda a Phillipe Marlowe habitando una oficina que bien podría tener una ventana como la de mi vecino del 7º, C, con postigones, sin cortinas, con un gran ventilador de techo, con música de jazz y olor a whisky… Mr. Marlowe recorría las carreteras y la autovía de Santa Mónica, entre otros cercanos lugares, para resolver los casos que sus millonarios e indolentes clientes le encargaban.

     Era una playa top. El afiche invita a visitarla. Los veraneantes lucen elegantes en sus bañadores.El vehículo es hermoso: una especie de cuatro por cuatro very, very elegant y sport.

     ¿Tuvieron oportunidad de conocer alguna así? Pues yo sí: sepan que está recubierta toda en madera. El colmo de la elegancia.

     Quisiera una máquina del tiempo… viajar a la primera mitad del siglo pasado… casi llegando a la última década de esa primera mitad… tener no más de 20 años y, obvio, pertener a la única clase social posible para disfrutar del buen vivir…

   La Maga    

        

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s