La encantadora publicidad de un semanario que dice ser un “Incanto”

  Corría el año 1940 en la bella Italia y, en la Ciudad Eterna, no faltaba por cierto ni el buen vino, ni las curvilíneas y dotadas mujeres al estilo Sofía Loren-Claudia Cardinale-Mónica Vitti, ni el café expresso y las buenas pastas, ni la pasión y el romance.

     Circulaba entre las damas el semanario “Incanto”, de cuyos atributos sólo puede la autora de esta breve noticia dar cuenta de su calidad común en materia de “chismes del mundillo del espectáculo”; valga decirlo, no tengo en aprecio a dichas publicaciones. Stop.

     Pero la revista también traía pequeños cuentos y  relatos y fotonovelas de “romance”, que atraía a las más jóvenes y enamoradizas señoritas italianas. Tampoco tengo por buenas a este tipo de publicaciones, sin embargo, no hay que ser prejuiciosos y cualquier medio sirve para iniciarse en el placer de la lectura, luego puede mejorarse la calidad. Me pongo por ejemplo: también yo fuí una adó enamorada del amor, que mechaba los tres mosqueteros, Jane Eyre, ocho primos, en fín, toda la colección “Robin Hood” -más algunos mamotretos y otros no tantos escolares- con los libros de la inefable Corín Tellado que compraba en los kioskos, casi disfrazada de la verguenza que me daba. De allí, del disfrute, bien guiada y con educación, pasé a los clásicos y a todo lo cayó en mi manos, seleccionando, según épocas, y bueno, nunca dejé de leer… imprescindible como lavarse los dientes… leer.  Que bueno, que si alguien se queda en Corín, no es culpa de ella, sino de alguien. Gracias, Corín, Corín. 

      El poster publicitario es excelente: trasunta la avidez de los lectores quienes no pueden quitar la vista del semanario como si leyeran una noticia sensacional o una novela que los tiene atrapado. También tiene la inteligencia de dar a entender que va dirigido a un público que incluye a los hombres que, si bien no parecen ser los destinatarios primarios, también hojean la revista, se divierten con ella y pueden compartirla con sus amigas y familares.

     Otro acierto publicitario. ¿Habrá estado el producto a la altura de la publicidad?. Algo a investigar.

La Maga 

CHICAGO…la ciudad de los turistas y de los gangsters

  Corrían los años 20 y la prodigiosa ciudad de Chicago, en el Estado de Illinois, USA, crecía y crecía, atrayendo a norteamericanos e inmigrantes que querían ganar pronto su primer millón.

     Se tendían rieles de ferrocarril, se trazaban carreteras, se levantaban hoteles lujosos y no tanto, surgían grandes tiendas, medianos despachos y pequeños tenderetes y se invitaba al turismo a disfrutar de las bonanzas de la época, que incluían el lujo de una ciudad que ha levantado lujosos rascacielos, modernos edificios y el famosísimo “loop” a una velocidad que sólo los americanos del norte han conseguido.

     Todo ello es promocionado con este acertado poster publicitario, en el que dos jóvenes bellísimas pasean su elegancia y su opulencia económica con desparpajo, teniendo por detrás un escenario citadino con modernos efidicios y al costado, agraciados bares y restaurantes con toldos que recuerdan a las capitales de la vieja Europa (tal vez París, Roma).

     Sin embargo, aquellos que amamos la cinematografía y la literatura, y por qué no algo de historia, no olvidamos que corría mucha sangre en la novel Chicago de aquella época. Las familias mafiosas se habían adueñado de los negocios de la ciudad, se compraban políticos, jueces y policías, y existía todo un sistema paralelo de economía que evadía impuestos, con gran perjuicio para el estado. Estas familias luchaban entre sí y luego contra los agentes federales del FBI que por fin los enfrentaron.

     Justo es decirlo, la ciudadanía observaba primero sin interés esta lucha, pero cuando la violencia fué demasiada, cuando las calles se hicieron muy peligrosas, cuando los federales lograron atrapar a las cabezas de varias familias, saludaron con agrado la lucha de la ley.

     Por otro lado, todavía no podemos sacarnos la sensación de “glamour” que nos ha dejado la maffia italiana en norteamerica luego de “El Padrino”, la visión romántica de una cuestión que es violenta y que sólo ha podido metamorfosearse por la genialidad conjunta del escritor Puzzo, del director Cóppola, del actor Pacino y obvio, del gran actor Marlon Brando

LaMaga    

Los 25 años del Buick

Siempre fué un auto elegante, como lo eran los autos entonces, a principios del siglo XX.

     Pero en el año 1929 el Buick fué sencillamente un coche precioso, vestido para festejar sus veinticinco años de vida.

     Este poster publicita el “modelo jubileo” del Buick y lo exhibe dorado y negro, elegante, cómodo y deslumbrante; adecuando transporte para jóvenes muy bien vestidos, ellas con sus sombreros de colores y él, conduciendo, con prestancia el vehículo que todos desean tener.

     Recuerdo las novelas negras de la costa oeste  norteamericanas, generalmente protagonizada por detectives privados contratados por acaudalados personajes del jet set o solamente acaudalados, conduciendo por las doradas carreteras su Buick, en mejor o peor estado, según como ocasionalmente marchara su negocio o la suerte corrida en las violentas aventuras corridas, de las que salían con vida tanto el protagonista como su indestructible Buick.

     Siempre quise conducir un Buick… y en mis sueños aún lo hago.

La Maga   

      

El “Capricho” de fumar cigarrillos mexicanos

 Nadie ha de tomar este post como una propaganda, “NO FUMEN”, pero si lo hacen seguramente no podrán seguir el consejo de la compañía mexicana “El Buen Tono S.A.”, que aconseja fumar “Caprichos”, los mejores cigarrillos… de una  época que ya pasó.

     Pero ya que no pueden fumarse los cigarrillos caprichos, un buen consejo de una mujer que las ha pasado muy mal por exagerar al respecto: los caprichos mejor, fúmenselos. Hay modos más inteligentes de conseguir lo que deseamos y no es necesario hacer sentir a los demás que siempre tienen que ceder a nuestra voluntad; el secreto es hacerlos sentir que hacen lo que ellos quieren cuando en realidad no están más que cumpliendo nuestros deseos. Se puede, inténtenlo, vale la pena. Y fumen Caprichos.

     La publicidad en materia de cigarrillos siempre fue mentirosa; esto es que no se pone el acento en el cigarrillo en sí -sabor, cualidades del tabaco, formato, etc.- sino en la alegría, la música, la juventud, esto es en algo totalmente externo y desvinculado a lo que se pretende vender; sólo la publicidad lo vincula suponiendo que por fumar tal cigarrillo se alcanzará a vivir tal experiencia agradable.

     En fin, el peor tipo de propaganda; esta es una opinión ajena a la publicidad, personal de la que suscribe.

     Desde el punto de vista artístico, el poster es bellísimo.  

La Maga     

MaRIjuana Girl…la publicidad de un libro

… No llegó hasta nuestros días como una novela de lectura imprescindible, pero mereció esta tapa y la publicidad de este atractivo poster.

   ¿Su autor? N.R. DeMexico, quien lo publicó allá por 1960 bajo este título y luego en el Reino Unido con el de “Juventud Perdida”.

     No fué reeditado y es hoy un libro de colección que circula previo pago una suma equivalente al valor de aproximadamente diez libros de buena editorial y calidad de impresión. Claro es que se ha convertido en una rareza. 

     No lo leí. Sí un resumen de él en las páginas que se dedican a su venta. Entiendo que es una novela menor, con un planteo muy superficial de la cuestión drogadicción y problemática juvenil… pero como dije… no lo leí y eso me inhibe de seguir opinando sobre su calidad literaria.

     En cambio la calidad artística de su tapa es buena y, publicitariamente, convocante.

La Maga

¡FELIZ AÑO NUEVO! ¿Por qué no en Vichy?

 … El tiempo es una convención de cuya relatividad nos avisó Einstein.

   No obstante para mucha de nosotros los mortales es una realidad a combatir con múltiples batallas ganadas pero con un sólo resultado final del cual no es de buen gusto acordarse en una noche como la que está al caer.

     Valga esta forma de contar el tiempo para la economía, la política, la burocracia y en fín, para nosotros los que nos avenimos a los festejos de eventos varios.

     Y hablando de festejos recordé que tenía por allí archivado este lujoso afiche turístico de la ciudad de Vichy, al sur de la hermosa Francia.

     Se puede decir, sin ánimo totalitarista, que Vichy es la capital de la belleza, en tanto que sus famosas aguas termales han sido lugar de radicación de spa y centros de tratamientos de belleza, como de baños con aguas termales y investigación y fabricación de cosméticos, siendo importantes los laboratorios alli instalados.

     Sin embargo este poster nos muestra todo el glamour que antaño derrochaba Vichy como parte integrante del sur francés; es así que el comité de fiestas convoca al turismo selecto a las “grandes fêtes” que allí se celebraban, entre las que cabe imaginar la de despedida de un año 1925 y recepción del novel 1926.

     No estuve, pero nada me cuesta cerrar mis ojos e imaginarme caminando con una copa de veuve cliquot en mis manos, riendo entre la gente y bailando a la luz de las estrellas.

La Maga

    

     

   

Buenos Días… llegó Santa Claus!!!

… Una fría mañana de londinense, exactamente un 25 de diciembre de 1930, en una calle próxima al Strand en la querida London, los niños de una acaudalada familia very english, así se despertaban.

   Corresponde ésta a una postal de 1930 que rescata la costumbre de la época: la recepción de los regalos de Santa por parte de los niños de la casa, la representación del tierno abuelito -luego tomada por los estadounidenses y popularizada en la década de 1950-, que ha desplazado al culto religioso y, por qué no, a la festividad del fin de año y de los reyes magos.

   Bueno, demos gracias a la publicidad, al marketing, a la globalización… y, a disfrutar de los regalitos que nos trajo una vez más Santa o Papá Noel, como prefieran llamarlo.

La Maga